El carísma de Leo

Existe una energía que despiden las personas más allegadas al signo de Leo. Una vibra o sensación que podemos percibir cuando estamos cerca de ellos que es muy placentera. Nos sentimos atraídos a este tipo de personas porque nos hacen sentir mejor con nosotros mismos. Esta energía se describe mejor como carisma.

Aquellos que reciben y aceptan las energías de Leo pueden demostrar en su persona un carisma muy amplio. Es la sensación de seguridad que despide una persona y bienestar. Te encierran en una pequeña burbuja en la que todo se encuentra bien y correcto. Puedes entablar una conversación y crear una amistad con esta persona sin ningún problema. Su rostro y su risa te hacen sentir valorado y escuchado. Estas son algunas de las formas en que sentimos esta energía, que también son muestra de un buen dirigente.

Las personas que llegan a ser líderes despiden esta energía de fortaleza, seguridad, y de aprecio por aquellos que los rodean. El carisma te permite sentirte parte de la comunidad de personas con la energía del León. No es coincidencia, entonces que el majestuoso animal de melena grande represente la constelación de Leo, ya que son líderes natos, y una de las características más importantes para que puedan llevar a cabo una dirección de las personas que dependen de ellos, es el carisma. Esa seguridad de ver al futuro y saber que sin importar las probabilidades, sus objetivos serán llevados a cabo.

Aceptemos estas energías, llevémoslas dentro de nosotros y apreciémoslas cuando las encontremos. Aquellos que pueden demostrar estas energías son las personas que ya han aceptado y asimilado dentro de su personalidad la esencia del león. Portarán en orgullosamente el signo del zodiaco en su espíritu y usarán las energías para crear armonía entre las personas cerca de ellos. Veamos aquellos que portan la energía verdadera e intentemos ser siempre como ellos para mejorar nuestro espíritu y traer con nosotros energías positivas que hagan a las personas ver lo bueno de cada uno de ellos, encontrar la seguridad dentro de sus personas para convertirse en la persona que siempre han deseado ser, las fuerzas y el autoestima para completar el logro que habían visto hace ya tanto tiempo perdido y que creían que jamás alcanzarían porque dudaban de sus propias habilidades.

La energía del león implica llevar consigo mismo la fortaleza para verla llevarse a cabo, no se trata solo de apariencias. Aquí debemos tener cuidado de no dejarnos engañar por aquellas personas que solo buscan mejorarse a sí mismos. Toman la imagen del temible león para levantarse a sí mismos, pero cuando es momento de demostrar que su rugido es seguido de una fuerte mordida, desaparecen y se esconden de las dificultades. Estas personas huyen ante la posibilidad de una confrontación o de un obstáculo que requiera que sean firmes en sus convicciones y tomen decisiones que puedan arriesgar cualquier seguridad de ellos.

Busquemos a las personas carismáticas que sean honestas consigo mismas y con nosotros y busquemos ser siempre como ellos, portando la energía del león, con el mayor orgullo.

PUEDE INTERESARTE